EL TELAR DE CRISTINA

Tejidos alta costura y confección personalizada. Portes desde 3.99€

Reciclar un vestido de comunión.

                                 A veces la buena fama es de agradecer. Cuando alguien pasa por la tienda y cree que eres capaz de hacer cualquier cosa y viene con tanta ilusión, no soy capaz de decir que no a un reto. A diario vienen señoras que le buscan solución de reciclar cualquier cosa que encuentran en el altillo del armario. 

Una buena señora vino y sacando un vestido de los años 80 de una bolsa de papel pequeña, todo arrugado y amarillo por el tiempo, dijo que por favor le hiciera un vestido de acristianar con " eso".. 

                                                                                                                                                                                                                                  

El día que decidí ponerme con el lo miré un buen rato y lo fotografié. 

Primer paso, lavarlo a conciencia. Es normal que los tejidos se vuelvan mates por el polvo y amarilleen por la humedad. Vi que era de políester  por lo tanto lo metí en la lavadora sin miedo. Salió escamotao como dicen por estas tierras. Blanco blanquisimo y brillante la organza , como nueva. 

Segundo paso, descoser entero separando todas las piezas. Hay ya vas intentando encajar las piezas como mangas cuerpos y demás, donde se pueda y que quede bonito claro. 

Para el gorrito utilice la baberola. No quedo mal, aunque tuve miedo de que la criatura se clavara las perlas en el cocote pero hay que correr algún riesgo. Como las mangas eran bastante sosas y feas, corté un trozo de falda , justo el ancho de mangas. Unas mangas mucho mas bonitas sin duda.... incluso me sobró del trozo de falda suficiente para completar el resto del gorrito. Y que me decís de las puntillas???? madre del amor hermoso, trae un sin sentido, y anchas.... como Castilla la mancha.... Las recorte e hice mas finas, con ellas fui rematando por aquí y por allá intentando no recargar. 

El resultado ya lo veis, merece la pena. Sobretodo porque que es algo sentimental muy bonito, bautizar a tus hijos con tu traje de comunión y que quede para siempre en la familia como algo totalmente utilizable. 

Aunque lo mas inverosímil de este trabajo fue que la señora me pidió secretismo, pues quería decir y dijo que lo había hecho ella. Si , si,,,,, ella se llevo todos los honores de todos, menos el de su hija, que a la pobre señora la pillo infraganti cuando yo se lo entregaba. Fue un placer y me lo pasé bomba con este encargo.... 




Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información